Nuestro objetivo para este fin de semana fue una de las simas míticas de la comunidad aragonesa. Llevábamos mucho tiempo intentando volver a visitarla (estuvimos en mayo de 2005), y la verdad es que hubo un momento en que creímos que no podríamos hacerlo ya que está enclavada dentro del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, por lo que es necesario la concesión de permiso para su visita, y este la semana anterior a la actividad no había llegado. Gracias a la intercesión del Presidente de la Federación Aragonesa este fue recibido favorablemente el viernes.
Fuimos cinco los intrépidos que bajaríamos: Javier, Raúl, Bernardo, Tony y Manolo, los dos primeros de nuestro Club, los dos siguientes del SIRE de la UEC del Prat y por último un nuevo amigo que vino desde Mallorca.
El sábado por la tarde lo pasamos en el local del Club preparando el material y estudiando la forma de acometer la incursión, después salimos en dirección a embalse de Arguís donde habíamos quedado con los catalanes y el mallorquín que venían desde Barcelona, mientras esperábamos en el bar del Hotel comenzó a llover, cada vez con más fuerza, y cuando llegaron nuestros amigos era un verdadero diluvio. Todos pensábamos que al día siguiente tendríamos problemas por la cantidad de agua que estaba cayendo, pero sorpresa nada más pasar al otro lado de la Sierra Gabardiella, camino de Nocito, dejo de llover. Mejores fueron las noticias mientras cenábamos en el Restaurante del Camping Valle de Nocito, ya que su propietario nos aseguro que por allí no había caído una gota desde hacia una semana, ya todos más tranquilos y confiados nos fuimos a dormir.
Al día siguiente nos levantamos a las siete de la mañana, desayunamos y partimos hacia la boca, desde Nocito hay unos veinte kilómetros de los cuales catorce son por una pista solo apta para todo terrenos y que en algún punto hay pasos algo delicados, en fin casi una hora de camino.

La boca esta situada cincuenta metros por encima de la pista, aunque hasta que no estas en ella no se ve, destaca junto a ella una pequeña cruz en recuerdo del pastor que se cayó hace cuarenta años y que obligó, en aquella época, a una ardua tarea de rescate y exploración simultanea, ya que hasta entonces nadie la había descendido.
La cavidad en si es un pozo totalmente vertical de 280 metros de profundidad, existiendo dos galerías colgadas del mismo a unos treinta metros del fondo.
Decidimos instalar dos vías hasta la cota -129 (el nicho), uno de los pocos lugares donde se puede estar de pie en el pozo, así haríamos más rápido la salida. Comenzamos a instalar Raúl y Tony, el primero por la vía clásica que se encuentra en buenas condiciones con parabol de 10 mm. y con anillas, y el segundo por una vía lateral en cuya cabecera si tiene dos parabol pero el resto de la vía hay que ir buscando los spit, algunos de ellos en dudoso estado, hasta el nicho nosotros instalamos siete fraccionamientos. Desde el nicho continuo instalando Raúl aprovechando la reciente reinstalación con paraboll de10 mm. del G.E. Badalona, desde aquí hasta el fondo del pozo instalamos seis fraccionamientos, el último de los cuales en la cabecera de un tramo totalmente en aéreo, fue en un spit; en este punto tuvimos un pequeño problema ya que la cuerda con la que estábamos instalando no llegó hasta el suelo y tampoco nos llegó para poder pendulear a coger una cuerda que esta instalada en fijo para el acceso al Ramal Suroeste, por lo que tuvimos que esperar a que Javier nos trajese otra cuerda, para este tramo usamos una cuerda de 45 metros y no creo que sobrasen más de cuatro o cinco. En resumen de material una cuerda de 200 m. una de 100 m y una de 45 m. para todo el pozo y una cuerda de 120 m. y una de 50 m. para la la otra vía hasta el nicho.

Para el acceso a esta cavidad y para el transito de vehículos a motor por las pistas del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara es necesario solicitar permiso a la Dirección del Parque a través de la Federación Aragonesa de Espeleología.

Tocamos fondo Tony, Manolo y Raúl e intentamos hacer fotos pero las cámaras nos jugaron una mala pasada al quedarse sin batería, aun así conseguimos hacer una en la base del pozo. Mientras Javier que ya estuvo en el fondo en la anterior ocasión penduleo hasta enganchar la cuerda de acceso al Ramal Suroeste llevándose hasta la cabecera nuestra cuerda y posibilitando así el ascenso del resto por dos cuerdas hasta la galería; aunque intentamos limpiar y retiramos alguna que otra piedra este acceso esta bastante peligroso ya que se desprenden piedras con mucha facilidad, algunas de ellas de considerable tamaño. Una vez todos en el comienzo de la galería nos adentramos salvando por la derecha un pozo y flanqueando por medio otro con la ayuda de un pequeño pasamanos que nos remonta hasta la cabecera de lo que parece un gran pozo, desde aquí parte un pasamanos que bordea todo el pozo y que nos permite continuar por la galería. Empezamos a disfrutar ya que aparecen las primeras formaciones y recorremos bellos rincones. Continuamos por la galería, aunque en realidad es una gran diaclasa de la cual en algún punto no llegamos a ver el techo, hasta llegar a un paso relativamente estrecho que nos da a un nivel inferior donde observamos una sala y posteriormente a un par de pozos que no descendemos ya que se esta haciendo tarde y decidimos regresar y afrontar la salida, dejando para mejor ocasión la continuación de este ramal y el acceso al otro.
Salimos poco a poco y se encargan de desinstalar Javier y Manolo, todos acabamos cansados pero muy contentos, después de recoger comenzamos el regreso, los catalanes y el mallorquín a Nocito ya que iban a pernoctar otra noche más allí y los de Zaragoza pa su cama, ya que desde Nocito en algo menos de dos horas estuvimos en casa.

Fotografías de:

Raúl García