Pese a haber quedado a las 7h., entre los churros que ya nos tiene acostumbrados Esteban y el café con leche son las 7’30h. cuando salimos en dirección Canfranc. Pasamos el túnel del Somport y continuamos por la N-134 ya en Francia. Recorremos unos 16Km. hasta encontrarnos con el desvío a LESCUN por la D340. Pronto aparece otro desvío dirección LHERS cruzando el río por un puente estrecho. Carretera arriba y en una curva nos desviamos a LESCUN por la D339 y el siguiente cruce dirección MASOUSA-ANSABERE. Continuamos y nos encontraremos otro desvío por una pista de tierra LAC d’ANSABERE que cogemos hasta llegar al final donde un aparcamiento nos permite dejar el coche, son las 10’11h.. Nos calzamos las botas y tras cruzar el río a través de un puente continuamos por una senda bien marcada que tras subir atravesando un estupendo bosque nos lleva a un circo no muy grande. Atravesamos el río y continuamos subiendo ya con algún nevero que nos permite tirarnos algunas bolas. Una vez nos vamos acercando a los refugios la niebla va haciendo acto de presencia cada vez con más intensidad. Hasta el punto de que en los refugios casi no se veía nada, son las 12h.
Tras aprovechar la compañía de varios franceses para practicar el idioma, decidimos bajar a comer al coche, ya que no íbamos a ver nada si continuábamos hacia el lago, además de ser peligroso por la poca visibilidad y abundante nieve sin pisar.
Comida al canto y salimos de nuevo a la N-134 para coger dirección España hasta el desvío LES FORGES D’ABEL por la D-439 un poco antes de coger el túnel. Seguimos por la misma en dirección Cascade d’espelunguèrere hasta el final de lo autorizado donde otro aparcamiento nos permite dejar el coche. Una vez allí cogemos la senda hacia la cascada (son las 14’30h.) donde aprovechamos para hacer unas fotos ya que bajaba mucho agua y merecía la pena. Continuamos subiendo río arriba por encima de la cascada y pronto divisamos enormes picos que surgen a nuestra izquierda donde se encuentra el Ibón de Estanes. Seguimos subiendo valle arriba en dirección al collado y el Pico Chipeta. Mientras un grupo de franceses se desviaban hacia la derecha para llegar al refugio de Arlet. Son las 16h. cuando llegamos al collado pero preferimos seguir un poco para poder divisar con más precisión el Pico Chipeta. Andamos un poco por la nieve y regresamos al coche, después de una jornada tranquila y con poca gente.

Los protagonistas: Esteban, Maria y Javier.